Skip to main content

El miedo, temor o nerviosismo es una sensación que todos las personas conocemos, es normal sentirlas al menos una vez en nuestras vidas, durante distintas edades y en diferentes situaciones sociales, tales como nuestra primera cita, nuestra primera disertación en la escuela o un primer día en el trabajo.

Se considera un problema cuando por culpa de nuestros miedos y la ansiedad nos vemos limitados a realizar actividades sociales cotidianas, incluso como trabajar, ir a la escuela u otras actividades de rutina diaria.

¿Qué es la ansiedad social?

Ansiedad social se define como el miedo, temor o fobia que experimenta un paciente ante situaciones particulares sociales que requieren contacto o interacción con otras personas.

Cuando se tiene ansiedad social existe un sentimiento negativo que se genera ante situaciones en las que se cree que serán juzgados o valorados por otras personas.

¿Cómo afecta la ansiedad social en nuestras vidas?

Muchas veces sufrir de fobia social nos lleva a repetir comportamientos que dejan secuelas y nos generan muchos problemas en distintos ámbitos de nuestras vidas. El hecho de no actuar con normalidad ante situaciones sociales, nos hace vernos como personas tímidas o retraídas, y otras veces como personas nerviosas o desinteresadas.

La mayor parte del tiempo los pacientes realmente quisieran poder actuar con normalidad, evitar sentir miedo y lograr poder sentirse incluidos en grupos, participando de actividades sociales con normalidad, tanto así que acaban sufriendo o sintiéndose mal con ellos mismos.

Causas de la ansiedad social

Como ocurre con gran parte de los trastornos de salud mental, el trastorno de ansiedad social probablemente se gatilla producto de una interacción compleja de factores biológicos y ambientales. Entre los principales factores de riesgos se encuentran los atributos hereditarios, sin embargo no se sabe con claridad cuánto es lo que realmente influye la genética o las conductas adquiridas.

Otro factor considerado  causa es la estructura del cerebro llamada núcleo amigdalino, la cual puede influir en el control de la respuesta ante situaciones de miedo.

El trastorno de ansiedad social puede ser una conducta adquirida, ya que algunas personas pueden desarrollar esta afección después de una situación social desagradable o incómoda. Además, puede existir una relación entre el trastorno de ansiedad social y los padres que modelan un comportamiento ansioso en situaciones sociales y que son más controladores o protectores con sus hijos.

¿Cuándo buscar ayuda?

Ciertamente no existe un método para predecir cuando una persona padece trastorno de ansiedad, sin embargo existen medidas que puedes tomar para disminuir las consecuencias de los síntomas en caso de ser ansioso

Haz un registro personal: Comienza un registro de tu vida personal, esto puede ayudarte tanto a ti como al profesional de salud mental, para identificar las causas detonantes del estrés.

Define prioridades: Para disminuir la ansiedad es importante administrar bien tu dia, tu tiempo y tu energía, asegurándose de dejar siempre tiempo a las tareas que te hacen feliz

Pide ayuda profesional: El trastorno de ansiedad, al igual que muchas otras afecciones de salud mental, es difícil de tratar si no buscas ayuda de inmediato, es por esta razón que es muy importante identificar cuando el problema de ansiedad comienza a generar problemas para nuestra salud. En nuestro centro de salud mental CEAPSI, contamos con especialistas de gran experiencia en tratamientos de ansiedad. Ingresa a nuestro sitio web y reserva una hora con un especialista.